Toda un hombre, polivalencia del género

Miguel Ángel Quemain
mquemain@prodigy.net.mx

Toda un hombre, polivalencia del género

Toda un hombre, de Alberto Castillo, bajo la dirección de Gabriela Flores Torres, es una puesta en escena sobre el equívoco de los roles sexuales, sobre la imbecilidad positivista que todavía impera imponiendo criterios de  “verdad” clasificatorios (al modo de los trastornos de la sexualidad del DSMIV) que definen a los objetos por los porcentajes que en ellos hay de elementos de difícil convivencia.

Las clasificaciones de ese orden médico todavía las veíamos insinuadas en ese mundo de cera que en París alberga las grandes colecciones que refieren la anatomía propuesta en cortes definitivos, y que exhiben la carne de acuerdo con designaciones morales que recuerdan el orden tomista y agustino que tantas previsiones colocó en el cuerpo pudendo.

La ley, la ciencia y la religión son los espacios donde se dirime la cuestión de la identidad de este personaje petrificado en las definiciones que han hecho de su persona, y los dolorosos descubrimientos que, gracias a la meditación sobre sus vínculos y peripecias, aparecen poco a poco, paso a paso y golpe tras golpe.

Toda un hombre es la historia de una anomalía a la que le asignaron un sexo, una educación y sólo en apariencia un deseo femenino. Fue nombrada Adele hasta que, a la salida de la adolescencia, un médico percibe, descubre, mira, tienta, explora, experimenta que entre sus piernas aparece la palabra penetrante de lo masculino con la que perturbará excitado a ese cliché de mujer que trata de extender la domesticación femenina hacia esa figura larguirucha y sin formas, de rostro acerado, que desconoce las diferencias de los sexos.

El armado anecdótico relativo a la historia real en que se basa la obra no es muy necesario para entender un discurso oscurantista que pasa por científico, hasta un discurso religioso que se confunde con el jurídico fechado entre los siglos XIX y XX y que sin dificultad se actualiza (lo acabamos de ver en la Asamblea Legislativa con la imbecilidad del joven simpatizante panista Juan Pablo Castro).

Sepa el espectador que “en 1838, en Francia, nació uno de los casos paradigmáticos del estado intersexual”:  Herculine Barbin, y que la definieron como sexo femenino, y cuando creció se enamoró de un par de mujeres; así como que “durante la pubertad, no desarrolló senos, no tenía menstruación y se afeitaba. Ya siendo adulta, se quejaba de unos intensos dolores que la llevaron a visitar a un médico”, quien, durante una auscultación, descubrió que Herculine “tenía una pequeña vagina, un cuerpo masculinizado, un pequeño pene y testículos dentro del cuerpo. Una determinación legal posterior dictó que fuera entonces un varón, por lo que cambió su nombre y apareció en varios periódicos. Finalmente, se suicidó dejando escritas sus memorias”. (Publicado en Vivir en México, 8/XI/2010 y en Anodis, 10/XI/2010.) No obstante, dicho conocimiento no le hace ganar mucho desde la perspectiva simbólica donde la identidad, el género y los imaginarios simplificadores deciden qué es una mujer, le otorgan identidad a lo masculino y deciden el cuándo y cómo de sus vínculos.

El conjunto actoral es el eje de la puesta: con gran desenvoltura y pleno uso de matices se conduce Pilar Cerecedo, quien realiza un juego de seducciones, posesiones, dominación y mascarada de lo femenino que coloca en espejo a Gisel Casas Almaraz quien, con una corporalidad controlada e incómoda, aparece y borda con el silencio la ausencia de lenguaje que padece un ser cuyo cuerpo está atravesado por la ambivalencia genérica y la intertextualidad que tanto fascina a los amigos del hermafroditismo, además del susto que propagan las historias que continúan con la fuerza de la preceptiva conyugal: hasta que la muerte los separe (sin tomarlo strictu sensu).

La elocuencia está del lado del cura, del médico (interpretados por Xavier Rosales, preciso y diverso), de la mujer imaginaria. Son quienes poseen la palabra que está presa en ese cuerpo/cascarón de Adele/Abel que difícilmente erotiza/sexualiza su palabra mutilada por el discurso religioso y médico que lo coloca como un fenómeno aberrante.

El trabajo de equipo en asesoría corporal (Pauline Rousseau), vestuario (Aldo Vázquez Yela) y música original (Rodrigo Flores) crea un efecto de realidad paralelo a las palabras. Convergencias que finalmente permiten un orden polifónico para la palabra, su surgimiento, su iluminación, su aparición.

Se presenta lunes, martes y miércoles a las 20:30 horas, en el Teatro El Milagro, Milán 24, Juárez, hasta el 28 de marzo.

Obra de teatro “Toda un hombre, del miedo al deseo” – YouTube

Obra de teatro “Toda un hombre, del miedo al deseo”

iNoticias22
Suscrito/a Anular suscripción

Cargando…

154 vídeos

http://s.ytimg.com/yt/swfbin/watch_as3-vfltIMnSN.swf
Icono de alerta
Es necesario disponer de Adobe Flash Player para ver este vídeo.
Descárgalo en la página de Adobe.

Icono de alerta

Cerrar

Actualiza a la última versión de Flash Player para obtener un rendimiento de reproducción mejorado. Actualizar ahora u obtener más información

3 reproducciones Muestra estadísticas del vídeo

Me gusta este vídeoMe gusta No me gusta este vídeo Añadir a favoritos o una la lista de reproducciónAñadir a Compartir Marcar como inadecuado

Subido por el 12/03/2012

No hay ninguna descripción.

Categoría:

Noticias y política

Etiquetas:

Licencia:

Licencia de YouTube estándar

  • Me gusta: No me gusta: 0

El Universal – Los Estados – Asesinan a activista transexual en Puebla

Asesinan a activista transexual en Puebla

Agnes Torres Hernández, activista transgénero, fue asesinada y abandonada en una barranca del municipio de Atlixco

activista_transexual_puebla

ACTIVISTA. Agnes Torres Hernández se desempeñó como defensora de los derechos sexuales durante años. (Foto: Víctor Hugo Rojas / Archivo )

Puebla | Lunes 12 de marzo de 2012 Xóchitl Rangel / corresponsal | El Universal07:27
Comenta la Nota

Síguenos en Facebook / Twitter 

La activista transgénero  Agnes Torres Hernández, fue asesinada y abandonada en una barranca del municipio de Atlixco en Puebla.

Familiares de la joven, quien se desempeñó como defensora de los derechos sexuales durante años, confirmaron su muerte.

Extraoficialmente trascendió que el sábado se encontró el cuerpo de una persona transexual  en la barranca denominada Xaxocuapatle, al parecer 14 horas después del crimen.

El cadáver semidesnudo presentaba rasgos de tortura como distintas quemaduras y una herida en el cuello que, presumiblemente, fue la causa del deceso.

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) omitió la información de este caso en el llamado “Parte de Novedades” que diariamente emite reportando los levantamientos de cadáver realizados en el estado de Puebla y al momento ha mostrado hermetismo al respecto.

Desde las 19:00 horas del domingo,  amigos de Agnes reportaron su desaparición a través de las redes sociales Facebook y Twitter.

Varios usuarios coincidieron en que la última vez que vieron a la activista fue el viernes por la noche, pues asistiría a una fiesta en la comunidad de Chipilo, cercana a Atlixco.

No obstante, la madrugada de este lunes, la hermana de la víctima informó sobre el deceso.

Organizaciones no gubernamentales así como el colectivo LGBTTI en Puebla repudiaron el hecho, catalogándolo como un  “evidente crimen de odio”.

La asociación civil Vida Plena “No Dejarse es Incluirse” emitió un comunicado de prensa en el que exigió a las autoridades competentes que el caso no quede impune.

“Nos ofende la omisión y la insensibilidad que la Procuraduría General de Justicia de Puebla demostrada ante las decenas de ´homofobicios, transfobicidios y lesbofobicidios´ (…) Exigimos que este crimen sea resuelto de manera tal como si hubieran asesinado a la esposa , la madre o la hija de un gobernador o legislador”, cita la misiva.

Agnes Torres era sicóloga por la Universidad Veracruzana, fue representante de diversas organizaciones como Humana Nación Trans.

En Puebla promovió una denuncia ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) contra un priísta, ex aspirante a la gubernatura, que utilizó un lenguaje peyorativo en alusión a los transexuales.

Abogó por el decreto de leyes que otorgaran certeza jurídica a las personas trans de modo que pudieran modificar sus documentos oficiales de acuerdo a su  identidad sexual, a fin de obtener oportunidades laborales y sociales equitativas.

 

Proceso » Asesinan a Agnes Torres, activista transgénero

Asesinan a Agnes Torres, activista transgénero

PUEBLA, Pue. (apro).- La defensora de los derechos humanos de la comunidad lésbico, gay, transexual y bisexual (LGTB) en Puebla, Agnes Torres Sulca, fue encontrada asesinada el pasado sábado en la barranca de Xaxocuapatle, cerca de la autopista Siglo XXI, en Atlixco.

La activista transgénero, cuyo verdadero nombre era Abraham Torres Hernández, era buscada por sus familiares y amigos desde el pasado sábado a través de las redes sociales, luego de que perdieron comunicación con ella desde la noche del viernes.

De acuerdo a informes de la Procuraduría de Justicia del Estado, el cuerpo de Agnes Torres, de 28 años de edad, presenta herida a lo largo del cuello, así como huellas de torturas –aparentemente quemaduras- por lo que se presume que se trató de un crimen de odio.

“Condenamos el crimen de la mujer, la académica, la psicóloga, la educadora, la modelo y la activista por los Derechos Humanos de las mujeres en general y de toda la diversidad sexual”, expresó en un comunicado la organización de defensa de los derechos humanos, No dejarse es Incluirse, A.C. (mejor conocida como Vida Plena Puebla).

“Manifestamos también que estamos consternados, dolidos, indignados, y tristes por el crimen y nos sentimos impotentes porque nuevamente una persona valiosa sucumbe a la más brutal violencia de género. Violencia aprendida, violencia fomentada, violencia contra una mujer. En este caso, una mujer transgénero”, agrega.

En las primeras horas de este lunes, la madre de Agnes, Benicia Hernández Huerta, acudió a a la agencia del Ministerio Público de Atlixco para identificar el cuerpo.

De acuerdo a la declaración que rindió su madre, la última vez que vio a su hija fue el viernes por la noche, cuando salió de su domicilio en un automóvil tipo Golf, color blanco, con placas de circulación TWT-5919 de Puebla, supuestamente con rumbo a la población de Chipilo.

El sábado por la tarde, un niño que pastoreaba unos animales fue quien encontró el cuerpo y dio aviso a las autoridades de San Jerónimo Coyula, junta auxiliar de Atlixco.

Por este homicidio, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) inició las investigaciones bajo la averiguación previa 406/2012/Atlixco.

La organización “Vida Plena de Puebla” pidió en su comunicado que el asesinato de Agnes Torres sea resuelto “de manera tal como si hubieran asesinado a la esposa o la madre o a la hija de un gobernador, de un legislador, de un procurador de justicia”.

Refiere que en distintos foros ha insistido ante el Congreso del Estado y el Gobierno estatal sobre la urgencia y necesidad de legislar a favor de la diversidad sexual y de que el odio se tipifique como una agravante en este y otros tipos de asesinatos como los feminicidios. “Sin embargo, lo único que hemos recibido ha sido desdén, omisiones y agresiones por parte de distintas autoridades y políticos”, denuncia.

“Exigimos a las autoridades el esclarecimiento inmediato del asesinato de Agnes Torres Sulca. No queremos sentirnos en la indefensión, en el abandono y el desamparo legal. Las autoridades y las instituciones tienen que tomar cartas en el asunto de una vez por todas. Basta de impunidad, de homofobicidios, transfobicidios y lesbofobicidios. ¿Hasta cuando Sr. Gobernador de Puebla? ¿Hasta cuando Sres. Legisladores? ¿Hasta cuando Sr. Procurador de Justicia?”, señala la organización, la cual convocó a una concentración en el zócalo para expresarse en este sentido.

El asesinato de Agnes Torres, ha generado una movilización sin precedentes entre los usuarios de las redes sociales de esta entidad para denunciar el crimen y demandarle a las autoridades ministeriales que este resuelvan este caso.

A las 16 horas de este viernes, en el Zócalo de Puebla, a través de redes sociales se ha convocado a una movilización en protesta por el crimen, precedido de por lo menos 6 homicidios ocurridos en lo que va del 2012 en esta entidad sin que se haya resuelto.

A través del hashtag #AgnesTorres se ha levantado una movilización digital para exigirle a la procuraduría un trato respetuoso a la memoria de quien se convirtió en un referente de dignidad para decenas de transexuales y transgéneros en Puebla. Los mensajes transmitidos en redes sociales hacen referencia, incluso, a la visita del Papa Benedicto XVI.

Por ejemplo, MiloSimpática escribió en su cuenta de Twitter:
“Benedicto XVI, en lugar de tu agenda misógina y de oscurantismos, pídele al gober Moreno Valle que esclarezca el crimen de #Agnes Torres”.

En otro mensaje:
“La cosa es que el activismo en México es reprimido y castigado.#AgnesTorres una más de la lista de injusticias”.
Los agresores de la activista, la degollaron y torturaron, causándole quemaduras en el brazo y el costado derecho.
El reporte oficial del ministerio público, indica que el cuerpo presentaba entre 14 y 16 horas de muerte, antes de ser encontrado de manera fortuita por un pastor en la barranca de Atlixco.

Una serie de buenísimas fotos del estreno, con momentos cumbre de #todaunhombre

LAB Escena y Teatro El Milagro tienen el placer de invitarle a la temporada de

Toda un Hombre, de Alberto Castillo Pérez, bajo la dirección de Gabriela Flores Torres.

Una impactante historia que pone en escena la vida de una persona intersexual (hermafrodita) y cuestiona todo lo que hasta ahora hemos asumido como natural en relación al género y el sexo.

Al nacer, a Adele se le asigna el sexo femenino y es educada como mujer, más tarde, un médico descubre el “error” y a partir de ese momento debe ser Abel y vivir como hombre.

Toda un Hombre es una obra inspirada en el diario de Herculine Barbin, una persona hermafrodita que vivió entre 1838 y 1868, cuyo relato de vida es el documento más antiguo que se conoce en el que se aborda el estado intersexual y sus implicaciones sociales, culturales y personales.

Le esperamos desde este lunes 27 de febrero a las 20:30 hrs. en el Teatro El Milagro y hasta el miércoles 28 de marzo. (Milán 24, Col. Juárez, entre Lucerna y Gral. Prim. Metrobús Reforma) Precio del boleto: $150. Descuento del 50% a estudiantes, maestros e INAPAM.